miércoles, 27 de febrero de 2008

Sin titulo. César Conti.

Sin embargo estoy aquí, por abajo
la puerta abierta, por arriba
despues saldré, por abajo
saldremos, por arriba
a construir la ciudad, por abajo
el que está disponible para la hora futura, por arriba
sabe que la vida vale la pena, por abajo

Poesía 40. Viama.

Me mande al súper y virulento túnel de mi mente;
atrapada por ese mecanismo extraño
que se adueña de los seres humanos
balanceando así los cambios de década.

Tapé con una mortaja los malos recuerdos;
iluminé con la memoria todos los momentos
porque cálidos o fríos, ilusionados e inesperados
cuentan al final del camino.

Acabé con extasis en la historia numero 40;
lo que pensé que brillaba alguna vez se apagó...
y en buena hora que así haya sucedido.

Apoyé mi cansancio en la almohada y descansé
mi tranquilidad viendo con los ojos cerrados
que el viaje terminaba en mi cabeza
y tenia principio en mi corazón.

Viama, 39 años, Paso del Rey, Bs. As. Argentina.

viernes, 22 de febrero de 2008

Escrito en silencio. Gabriel Fara.

Estoy aquí,con mi silencio
manchando las palabras,
conspirando pulpos gigantes.

Estoy aquí,la puerta abierta
después saldré,
saldremos
a construir la ciudad,
a caminar por el aire
y ahogarnos en un arrollo añil.

Me mandé al súper, Tánatos.

Me mandé al súper, al mercado
Corriendo a hacer un mandado
Quería conseguir tierno alimento
Solo obtuve un duro escarmiento:

Era el día del pescado
Elegí de entre miles, el dorado.
Saludé, con un gesto insinuado,
a la chusma de Esther y su cuñado
en aquel momento desdichado
fue que me convenció de comprar el ofertón bacalao.

Me agarro desprevenida… lo compré por insistencia
Acá estoy, tratando ahora, de ablandar su consistencia

Querida doña Esther, la tengo bien presente
Si fuera ahora usted me cuidaría los lentes.

jueves, 21 de febrero de 2008

Sin titulo. Jorge Daffunchio.

Pena la vida.
Sabe que la futura hora esta disponible...
Estoy aquí, la puerta abierta...

Saldré (saldremos) a la ciudad después.

Sin Titulo. Tánatos.

Saldre. Sin embargo...aqui estoy.
¿La puerta? Tabierta.
La hora, ahora en construccion.
La ciudad, no parece disponible, y la vida sabe a pena futura: esta la que vale, esta la que no. Saldremos... despues (de usted Anton).

"Dedicado a" . Laura Córdoba

A Nepa, le lava diva: Le uqebas.

A Rutu Faroha, la rapel: Binopsida t-see uqled.

A Duical Riurts: ¡No caso merd laserd! (Las up-sed).

A Treiba.

A Treupa Liuqa: yo t-seo grab menis...

....................................................Arual Abodroc

Nueva convocatoria!!

Intervenir (agregar, quitar, tachar, cortar, aliterar, etc) la siguiente poesia:
Escrito en las puertas.
Sin embargo estoy aqui,
la puerta abierta.
Después saldré,
saldremos,
a construir la ciudad.
El que está disponible para la hora futura
sabe que la vida vale la pena.
Antón Arrufat.

lunes, 11 de febrero de 2008

martes, 5 de febrero de 2008

El ojo otro. Carlos Autieri.

Me mande al super 8,
hay cosas que lo digital
nunca podrá registrar.

Las molestias del revelado
y los riesgos del proyector
son un placer más,

un riesgo fetichista e innecesario,
como hacerse cosquillas con un tenedor
o echarse perfume en ciertas partes los feriados.

Además está esa cosa del cine,
del arte, del aura de la obra,
de captar luz y alma en una máquina.

Y tener una máquina en la mano
no es algo que se deba despreciar,
una cámara se parece demasiado a un arma;

y ya sabemos bien lo que un revólver
o un lente nos pueden hacer
al hundirnos su ojo hasta desalmarnos.

Pero con una cámara y un revólver
cargo dos ojos muy exigentes;

dos ojos negros,
....................que me parecen,
.........................................demasiado humanos.

Me mande al super, César Conti.

Me mande al Super, man.
Y en una gondola me encontre con Aqua, man.
Le pregunte por Vat, man.
Y no lo conocia, man.

Un simple bajón. Demian Doder.

Me mande al supermercado,
yo estaba hiper-fumado,
kmine 1 poco dsorientado,
no podia ncontrar la góndola de helados.

El guardia m re-perseguía,
yo lo mande a la concha d su tía,
a todo sto cayó la policia,
m llevo directo a la comisaria.

Dijeron: "con lo fumaste stas sentenciado,
dberias star re-contra cagado.
"dije:" no m asusta tu terrorismo d estado.
"por suerte, tengo 1 buen abogado"

por falta d pruebas
a las horas ya estaba afuera,
yo no mato, ni violo, ni robo,
de vez n cuando 1 pepa y 1 porro,
como m nseño la buena de Manuela,
mi dulce abuela.

Hace como 13 años y Alguna vez. Gabriel fara


Hace como 13 años

Me mandé al super,
abrí el blister,
saqué el muñeco de Batman,
me lo guarde en la manga,
compré algo para disimular y me fuí.


Alguna vez

Me mandé al super,
nuevamente,
lleno de una nostalgia forzada.
Fue tan fácil que daba lástima,
intenté regalarle el Batman a un nene......
pero se asustó y salió corriendo,
la cajera me preguntó si no iba a llevar nada,
no le contesté y seguí caminando.

lunes, 4 de febrero de 2008

Amor y Supermercado. Laura Cordoba.

Me mande al super
porque recien habia cobrado
y comida de ayer no me habia sobrado

es muy dificil pensar en que comer
vos ya no estas en casa para cocinar
y la roticeria no tiene ya comida para llevar

las góndolas mi corazón no llenan
el carrito derrama soledades
la cajera me grita "maximo 20 unidades!!"

La alarma comenzó a sonar
después que yo habia pasado.
Allí, sola, lo advertí. Tu amor no habia pagado.

Se me hacia agua la boca. Laura Cordoba

Me mandé al super, esta vez decidida.
Ya habia comprado todos los productos del sector en el que él estaba.
Postrecitos, flanes, yogurt con cereales, con frutillas
y el que combate el transito lento.
Me habia puesto la ropa ideal para la ocación.
Desde que doblé por la gondola no dejé de mirarlo.
Hace tiempo que me tienta...
Comerlo con las manos,pasarle la lengua,
saborearlo...


_"Helado de dulce de leche x3 litros:......$15 serian..."

viernes, 1 de febrero de 2008

Me mande al super. Jorge Daffunchio

Me mande al super a comprar amor,
pero las ofertas del día eran otras
(y la cajera también)...
¡Menos mal que era otro sábado de super acción!

Me mande al super. Alejandro Arriaga.

Me mande al super
y quise comprar dos poemas.
Ya ves, vos.
En el intento me quedé.
Otra vez mintiendo mi querido Indec.
guardé el cobre que quedaba
y me fui oscuro
con el arte que estorba en mi garganta.